jueves. 21.03.2019 |
El tiempo

Ángeles Carmona: “Preocupan las escasas denuncias de malos tratos que presentan familiares de víctimas”

Ángeles Carmona: “Preocupan las escasas denuncias de malos tratos que presentan familiares de víctimas”

La presidenta del Observatorio contra la violencia doméstica y de género, del Consejo General del Poder Judicial, Ángeles Carmona, valora los datos del tercer trimestre relacionados con los delitos de violencia de género.

La mayor visibilidad del fenómeno de la violencia de género como lo atestiguan los datos correspondientes al tercer trimestre del año y la incorporación a las estadísticas del Observatorio de series temporales desde el año 2012 nos proporciona la radiografía más completa que nunca ha existido del fenómeno de la violencia machista.

Ello nos permite, de un lado observar datos positivos, algunos muy positivos, como lo son el descenso del número de mujeres que renuncian a declarar en el marco del proceso judicial, y el incremento de las órdenes de protección concedidas por los jueces españoles. Ello, unido al mantenimiento de las medidas judiciales que buscan proteger a los menores, víctimas como son de la violencia de género, nos dibuja una realidad de mayor preocupación y sensibilización hacia las víctimas.

También quiero destacar una vez más el aumento de las condenas a los maltratadores, que alcanza su mejor dato histórico, por lo que tiene de valor en sí mismo y por el mensaje ejemplarizante que desprende: no hay impunidad para la violencia machista.

En el lado opuesto, como presidenta del Observatorio no puedo ocultar mi preocupación por la elevada cifra de mujeres víctimas de violencia de género. Asumir como algo normal esas más de cuarenta mil mujeres que han sufrido en un trimestre la crueldad de la violencia sexista es imposible.

Como me preocupa, una vez más, la escasa incidencia en la estadística de las denuncias de malos tratos que presentan familiares de las víctimas. Es en ese terreno, el de la concienciación y sensibilización social y familiar, donde más podemos ganar en el combate contra el terror de género.

La esperanza que hemos depositado en el Pacto de Estado contra la violencia de género puede truncarse si no somos capaces de mejorar la respuesta global de instituciones y de ciudadanos, si no logramos potenciar los recursos sociales y asistenciales a disposición de las mujeres maltratadas, para que ninguna sienta desamparo y soledad en el difícil proceso que se abre tras la denuncia.

En este punto quiero resaltar el valor, la fuerza y el ejemplo social de las mujeres que se atreven a denunciar y a continuar el proceso judicial.

Todo ello, una vez más, me conduce a expresar en primer lugar mi solidaridad y apoyo para con las víctimas y, en segundo término, a ratificar el compromiso del Observatorio que presido para no desfallecer en la lucha que desde hace años venimos manteniendo en la erradicación de esta lacra social.

Como muchas veces he señalado, el compromiso del Observatorio no es papel mojado, sino que se plasma en el fortalecimiento de la coordinación institucional y en la sensibilización de toda la sociedad, haciendo hincapié, cada vez con más fuerza, en la defensa de los valores que nos hacen ser una sociedad madura y democrática: la libertad, la igualdad, el respeto.

Comentarios
Lo más