lunes. 23.04.2018 |
El tiempo

La actividad gripal en Castilla y León está dominada por el virus B y es decreciente

La actividad gripal en Castilla y León está dominada por el virus B y es decreciente

La difusión de la actividad gripal es epidémica en casi toda España, a excepción de las Islas Canarias, donde solo hay casos aislados de infección confirmados por laboratorio, y de Extremadura, que no ofrece sus datos actualmente.

De este modo, la incidencia de la gripe aumenta por encima de los niveles ‘base’ en todas las regiones, si bien la actividad y los virus varían en las diferentes comunidades autónomas. En el caso de Castilla y León, el B es el virus dominante y la enfermedad presenta una actividad decreciente.

Según últimos datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Centro Nacional de Epidemiología ISCIII, la tasa global de incidencia de gripe es de 31,11 casos por 100.000 habitantes, situándose por debajo del umbral basal establecido para la temporada 2017-18 (55,77 casos por 100.000 habitantes).

En cuanto a la evolución por grupos de edad, las mayores tasas de incidencia de gripe se observan en los menores de 15 años: se produce un aumento en el grupo de 5-14 años, y un descenso en los menores de 5 años.

El año pasado se vieron afectados por el virus de la gripe un total de 900.000 españoles, siendo especialmente extendido el virus de la gripe A (H3N2), que afecta fundamentalmente a personas mayores.

La sequía, detrás del repunte de la gripe

La transmisión de la gripe es más favorable con estas condiciones: 5ºC y una humedad del 20%, es decir, con un ambiente frío y seco en nuestro país.

Este tipo de virus se propaga mejor, además, por el aire (a diferencia del catarro, que lo hace mejor por el tacto). De ahí que, en los meses de invierno, que pasamos más tiempo en espacios cerrados y ventilamos menos, los contagios se disparen.

Los meses de intensa sequía que venimos arrastrando tampoco han favorecido a disuadir la incidencia del virus. La gripe es más estable con baja humedad, ya que se propicia que las partículas virales permanezcan en el aire y fomenta su transmisión por las vías respiratorias.

Comentarios
Lo más