viernes. 22.11.2019 |
El tiempo

Defensa Animal Zamora muestra su firme oposición a la instalación de las macrogranjas

Defensa Animal Zamora muestra su firme oposición a la instalación de las macrogranjas
Defensa Animal Zamora muestra su firme oposición a la instalación de las macrogranjas

Desde Defensa Animal Zamora mostraba en las últimas su rechazo al proyecto de construcción de las macrogranjas en distintos puntos de la provincia con un contundente comunicado público.

El primer motivo que esgrime la agrupación para posicionarse en contra de la instalación de macrogranjas es que aseguran que no ven a los animales “como objetos con los que comerciar y a los que explotar, sino como seres que sienten y que merecen nuestro respeto, así como la oportunidad de vivir de una manera digna y sin sufrimiento”.

Y es que según explica Defensa Animal Zamora estas macrogranjas “no sólo elevan exponencialmente el número de animales explotados y sacrificados, sino que el trato hacia ellos está inevitablemente más descontrolado, los abusos hacia estas especies de explotación quedan cubiertos detrás de paredes de hormigón y de las ventanas tapiadas con maderas y muchos de nosotros no somos conscientes de las condiciones en las que viven, la cantidad de animales que mueren sin finalidad ninguna porque no es apto su uso, la cantidad de bebés que son arrancados de sus madres nada más nacer, la nefasta alimentación que reciben, las condiciones insalubres en las que llegan, viven y mueren en escasos días y, en general, el trato terrible y moralmente no aceptable”.

Entre 1999 y 2013 desaparecieron 128.000 pequeñas granjas y unas pocas macrogranjas acapararon este negocio. En ese tiempo la media de animales por explotación aumentó de 122 a 467 con su consecuente impacto medioambiental. “No sólo estamos hablando del perjuicio ocasionado a las poblaciones que aún viven del sector, sino que este tipo de explotaciones demandan cantidades de agua tremendas y que no siempre la zona puede asumir, además de la contaminación de las tierras y acuíferos por los purines y demás desechos de los animales y que la explotación genera en sí. Por no hablar de los olores, claro”, explica Defensa Animal Zamora.

Además, la agrupación recuerda que el 87.3% de los cerdos viven encerrados, hacinados y sin capacidad de moverse dentro de las naves cuyos suelos son enrejados, en unas condiciones insalubres y muy lejos del bienestar animal. “Sólo verán la luz del día cuando vayan al matadero”, asestan.

En el comunicado hecho público, Defensa Animal Zamora añade: “Muchos han descubierto ya los problemas económicos que este proyecto causará sobre las pequeñas explotaciones de la zona, pero pocos reparan en el sufrimiento de los animales que viven tanto en unas como en otras, nacidos para engordar rápido y morir pronto. En las grandes explotaciones, nos encontramos ante un muro que oculta la realidad que viven estos animales”, y finalizan diciendo: “En DAZ creemos que otra realidad sin explotación animal es posible, y por eso queremos apoyar, desde nuestros argumentos, la concentración de este domingo en Faramontanos de Tábara contra la instalación de las macrogranjas”.

Comentarios