martes. 10.12.2019 |
El tiempo

CC.OO. cree que la Junta ha salvado la campaña de incendios forestales en Zamora de manera “afortunada”

CC.OO. cree que la Junta ha salvado la campaña de incendios forestales en Zamora de manera “afortunada”
CC.OO. cree que la Junta ha salvado la campaña de incendios forestales en Zamora de manera “afortunada”

El sindicato cree que la provincia de Zamora ha vivido una campaña de incendios forestales “sin novedad, gracias a la meteorología”.

Una vez que la Junta de Castilla y León ha dado por finalizada la campaña de extinción de incendios la semana pasada, CCOO quiere valorar su desarrollo. En primer lugar, el sindicato denuncia que a pesar de esta finalización “oficial” las condiciones de riesgo se han mantenido e incluso han empeorado mientras que el operativo público de extinción de incendios se ha visto severamente reducido a menos de la mitad de sus efectivos.

Respecto a este verano, CC.OO. cree que la Junta de Castilla y León en Zamora ha salvado la temporada “oficial” de incendios sin grandes novedades y sin grandes incendios; después de la terrible campaña de 2017, los veranos 2018 y 2019 han sido benévolos con los montes zamoranos y por extensión con el operativo de extinción de incendios forestales de la provincia.

Pero esto no significa, a juicio de Comisiones Obreras, que no sigan las mismas carencias que otros años para este operativo público, tanto estructurales como coyunturales. Unas carencias que relatan de la siguiente forma:

Para empezar y una vez finalizada la campaña, el personal de la Junta de Castilla y León NO ha cobrado todavía ninguna de las guardias realizadas.

Para los trabajadores de los camiones de extinción de incendios forestales (no son camiones de bomberos forestales, porque la Junta no les reconoce esta categoría profesional), conductores y mangueristas, han continuado con las condiciones de provisionalidad en sus puestos de trabajo (contratos de 4, 6 o en el mejor de los casos 9 meses al año), con un acuerdo de 2018 de ampliación de periodos de trabajo que no se ha cumplido por parte de la Junta de Castilla y León (exactamente igual que el incumplimiento de la jornada de 35 horas)y que afecta a 6 de estos camiones autobomba. A esto hay que sumar la incapacidad del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Zamora que ha mantenido inoperativo la mitad de la campaña a un camión de extinción por no poder contratar a un conductor¡¡¡

Tampoco el personal de los puestos de vigilancia ha recibido muchas novedades, con la misma precariedad laboral (3 meses de trabajo al año para muchos puestos) y unos puestos de vigilancia que en algunos casos no reúnen las condiciones adecuadas desde hace años y que la Administración regional se ve incapaz de solucionar. Hay que denunciar que se gastan cientos de miles de euros en sistemas de vigilancia remota (las famosas cámaras de video vigilancia instaladas en varios puntos del norte de la provincia) de dudosa eficacia, (las cámaras funcionan a veces….) pero cuando hay que dotar un puesto de vigilancia con las condiciones mínimas, se escatiman unos miles de euros. Inaceptable.

La situación en el Centro Provincial de Mando tampoco es mejor, afectado por el incumplimiento del acuerdo de la Junta, ha perdido este año un emisorista durante 3 meses. Un centro de emergencias que funciona además ayudado por becarios con una condiciones lamentables de trabajo, y que ayudan a completar infinitos protocolos e instrucciones que solo sirven para que los responsables políticos del operativo se laven las manos en caso de que ocurra algún incidente.

Los agentes medioambientales y celadores de medio ambiente (unos 100 empleados públicos en la provincia) han seguido en cuadro, con el parche de la incorporación a última hora de varios interinos que se han visto incluidos en el operativo sin contar con la experiencia y la formación exigible. Y no solo esto sino que la Consejería de Medio Ambiente y el Servicio Territorial de Zamora escatima la asignación de guardias de incendios, por lo que la sensación de malestar en el colectivo es más que notable.

Respecto al colectivo de los conductores, volvemos a encontrarnos con una escasez de personal manifiesta y con plazas vacantes y jubilaciones que no se cubren por el malestar existente.

En cuanto a los técnicos, ingenieros, los máximos responsables del operativo y de la extinción de los incendios, “solo” tienen que soportar la inclusión ilegal del jefe de servicio entre ellos. Esta circunstancia es un flagrante incumplimiento de las propias normas de la Junta (el INFOCAL y el Decreto de regulación del operativo). Este incumplimiento ya se le ha recordado a los responsable de la Delegación Territorial y de la Consejería, que ha permitido mantener la situación de ilegalidad. Un ejemplo de desidia o de irresponsabilidad o de ambas cosas.

Pero además ahora que acaba la campaña de incendios forestales “oficial”, el funcionamiento del operativo y de los técnicos se vuelve ALEGAL, y se basa en la designación de un Técnico de Atención Permanente, una figura muy conflictiva que no tiene amparo legal en ninguna norma, ni Ley ni INFOCAL ni Decreto ni Orden de la Consejería. Esta desregulación se produce durante 9 meses al año, algunos de ellos con un elevado número de incendios, incluso a veces más que en campaña oficial del verano. Esta lamentable situación de toda Castilla y León, en Zamora se ve de nuevo agravada por la presencia ilegal del Jefe de Servicio como Técnico de Atención Permanente.

Desde CCOO queremos denunciar esta situación, la precariedad lamentable de una parte importante del operativo público de extinción de incendios forestales, la más vulnerable y la más vinculada a nuestro medio rural. Esta precariedad es incompatible con una adecuada formación y con la profesionalidad exigible a los que se juegan la vida en situaciones muy peligrosas para salvar lo que es de todos.

Denunciamos la indignidad de la Junta cuando escatima y regatea recursos humanos y los medios materiales que le exigen los empleados públicos para poder desarrollar su labor.

Reclamamos una actualización de la regulación legal del operativo que se adapte a las condiciones actuales de riesgo, a los nuevos veranos más largos y a las situaciones de riesgo y peligrosidad que se producen durante el resto del año, cada vez con más frecuencia.

Reclamamos un operativo público de extinción de incendios forestales que no se base en gastar el dinero en contratar carísimos medios aéreos que quedan muy bien en los periódicos, mientras al personal más vulnerable y más precario, el que vive en los pueblos y en el medio rural se le trata con más absoluto desprecio, negándoles sistemáticamente la estabilidad en el empleo, y la profesionalización exigible... Y después dicen que están luchando contra la despoblación del medio rural, coma para creerles.

Comentarios
Lo más